viernes, 15 de julio de 2016

ÚLTIMAS POESÍAS

 BARQUITAS

Barquitas graciosas que mueve la mar
de vivos colores la suelen pintar,
verdes, blancas, colorás,
de nombre “María”, Carmen” o “Pilar”…

Barquitas que en Cádiz
en su dulce vaivén
parece que bailan
en las playas blancas.

Con nanas de tangos
la suelen mecer
en medio del mar:

las barquitas blancas
salen a pescar.


TU VIDA

Tu vida es un libro en blanco:
se nace en la primera página,
día tras día escribes tus vivencias
tus temores, tus alegrías,
mil historias, mil recuerdos,
mil sueños, mil despedidas…

En cada página tu vida queda,
en cada renglón un poco de ti,
de tu infancia, de tus amores,
caídas, volver a levantarte,
tus poemas e inquietudes,
fantasías y emociones.

Y al final de todo
sólo lo escrito queda,
que otros lo puedan leer
y te conozcan un poco…

¡Merece la pena escribirlo!.


FLOR

Río sosegado,
aguas limpias,
dulces, cristalinas…
-¡Quisiera ser esa flor
que la corriente lleva!.

Meciéndome en la quietud
de sus mansas aguas,
acompañada de juncos
con el frescor de las cañas.

Desembocar en los mares
en olas de espumas blancas,
durmiendo en su inmensidad,
y lejos, muy lejos, llegar.

¿Dónde estás, pequeña flor?
entre olas de plata
la quisiera llevar la mar,
¡quisiera llevarla la mar!


INFIEL

Mírame a los ojos,
no vuelvas la cara
¿acaso tú crees
que no sé que con otra
mujer me engañas?

¿Que con ella te diviertes
y a mí me extrañas?

Mírame a los ojos,
¡sé un hombre valiente
y di que no me quieres
que me engañas con otra
y a mí me mientes!


POTRILLO

Latir de mi corazón,
potrillo alocado,
corriendo, saltando,
que nunca se para.

Repicar de campanas
en días de paseo,
en días de fiesta,

con sólo mirarme
un río de sangre caliente
de él emanaba.

Con el paso del tiempo
se ha vuelto tranquilo,
casi ni le oigo latidos

se acabó la pasión
en aquel potrillo
de joven corazón.


COLORES

La mar el color del cielo quiso copiar.
Su celeste envidia le da.
De noche negro se vuelve.
Un oscuro miedo nos da.

Pero cuando amanece
el sol sus rayos dorados
en verde esmeralda
lo va a trocar.


¿QUIÉN?

¿Quién me conoce?
-Nadie.
¿De mí qué saben?
-Nada.

Mis deseos y pensamientos…
¿Quién los conocerá?
¿Quién los comparte?
-Nadie.

La dulzura que tengo,
mis mil caricias ¿a quien las doy?
si no me conocen,
sólo ven a una mujer.